Fuente: NewsBTC

Temporada de elecciones, la palabra que más ronda es la del voto, la del sufragio, pero con ello también la de la opacidad, el fraude, la desconfianza y la falta de participación ciudadana. Para ello, el caso mexicano ha optado por crear instituciones que promuevan la participación de las personas mediante el voto. Resultado de esto es que el Instituto Nacional Electoral (INE) aprobara como presupuesto operativo para 2017: $10,932,449,787.

Esta cantidad, consideran algunos especialistas, es una cantidad exorbitante que únicamente ha traído una inmensa burocracia y no ha logrado resolver los principales escollos que presenta nuestra incipiente democracia. Sin embargo, gracias a los avances tecnológicos hoy se presenta la oportunidad de dar una solución a varias de estas cuestiones: burocracia ineficiente, transgresión del voto, desconfianza y opacidad.

La respuesta a estos problemas se presenta bajo el nombre de “Blockchain,” entendido de acuerdo a BBVA Research como: “una contabilidad pública entre pares que se mantiene mediante una red distribuida de ordenadores y que no requiere ninguna autoridad central ni terceras partes que actúen como intermediarios.”[1]

En otras palabras, Blockchain puede entenderse como un sistema en el cual la información queda encriptada en bloques de información y en donde perfectamente se podrían ir almacenando los votos de una elección.  A este procedimiento se le ha denominado como: Voto Electrónico habilitado para Blockchain, de acuerdo a la iniciativa “Follow My Vote.”[2]

¿Cuál es la ventaja de esta tecnología? El año pasado, El Think Tank del Parlamento Europeo publicó un documento denominado: “¿Qué pasa si la tecnología blockchain revoluciona la votación?” El cual se puede descargar en inglés desde el siguiente vínculo:

Imagen 2 300x100 - Blockchain: Votaciones Electrónicas

Fuente: European Parliament

Sin rodeos, este documento explica:

El protocolo blockchain es un medio de registro y verificación de registros que son transparentes y distribuidos entre los usuarios. Normalmente, los votos son registrados, administrados, contados y verificados por una autoridad central. El Voto Electrónico habilitado para Blockchain permitiría a los votantes realizar estas tareas por sí mismos, permitiéndoles tener una copia del récord de votación. El registro histórico no podría entonces ser cambiado porque otros votantes verían que el expediente difiere del suyo. Los votos ilegítimos no podían agregarse, ya que otros votantes podían escrutar si los votos eran compatibles con las reglas.[3] (Traducción Propia).

Con blockchain el voto sería inmune a ataques y únicamente quedaría la cuestión extra-virtual. Para ello, el uso de cabinas de votación privadas es la única garantía contra el fraude. De esta forma, se constituiría un proceso gestionado por la gente, transparente, descentralizado y de abajo hacia arriba. En países como Dinamarca ya se ha utilizado esta tecnología para las elecciones internas del Partido Alianza Liberal, aquí pueden revisar el caso: https://tech4parties.org/case-studies/denmark-liberal-alliance-blockchain-secure-online-voting/

Imagen 1 300x207 - Blockchain: Votaciones Electrónicas

Fuente: NXT

En suma, con esta nueva tecnología, se puede seguir aprovechando la participación en las elecciones tradicionales para reforzar la legitimidad del Estado y, a la vez, afirmar la primacía de la gente.

 

Columna publicada por primera vez en: http://noticiastm.com/blockchain-votaciones-electronicas/

 

[1] BBVA Research. (Julio-Agosto, 2015). Situación de la Economía Digital. BBVA.

[2] Follow My Vote. Blockchain Technology in Online Voting.

[3] Scientific Foresight Unit. (2016). What if blockchain technology revolutionised voting? European Parliament Research Service.