Imaginemos que se erradica la corrupción, los empleados aviadores, el fraude electoral y la asimetría de la información. Imaginemos también que existe una manera en la cual puedes mandar tu voto electrónico y no es violentado, que puedes pagar tus impuestos y no van a ser desviados, que los recursos del gobierno destinados a salarios llegan a las personas indicadas y no a personas inexistentes.

Imaginemos que todo esto es posible. Imaginemos que ya es posible. Ya no lo imaginemos: es posible y la solución se llama Blockchain. Blockchain significa Cadena de Bloques, y ahora simbolizan los bloques del cambio. BBVA Research lo define como: “una contabilidad pública entre pares que se mantiene mediante una red distribuida de ordenadores y que no requiere ninguna autoridad central ni terceras partes que actúen como intermediarios.”[1]

Es decir, no hay un tercer actor como en WhatsApp o en un Banco que funcionan mediante un servidor central desde el cual se podría distorsionar la información o ante una falla en el servidor afectar a todos los usuarios. Blockchain no funciona así.

BC - Blockchain: tecnología para gobernar

Foto: cointelegraph

Blockchain también podría entenderse como una contabilidad pública en la cual queda registrada en la red, con hora y fecha, cada movimiento o transacción, pero en un bloque, como si este fuese una sola hoja de papel. Estos bloques contenidos de información son encadenados a otro siguiente, formando una cadena, quedando como un registro contable que sólo puede ser compartido a quien tenga el permiso adecuado.

Es decir, podría ser compartida la información sólo a cada votante para asegurarse que ahí está su voto y no ha sido modificado, a una transacción financiera personal o a las transacciones de gobierno en las que todos pudiésemos ver y se quedasen en la red almacenadas. No quiero adentrarme aún a temas técnicos, pero este sistema se presenta como casi infalible.

Por último, déjenme decirles que probablemente ya habían escuchado del Blockchain, pero de manera indirecta, pues este es el sistema que utiliza el revolucionario Bitcoin, “La Moneda de Internet.” Sí, la criptomoneda que únicamente existe en la realidad virtual y que hoy vale por arriba de los $1000 dólares cada uno.

La tecnología en el gobierno ha sido un tema de debate y estudio ineludible, puesto que ayuda a reducir los costos de transacción, quita la asimetría en la información –como en el mercado­–, da más rapidez a los procesos administrativos, genera comunicación instantánea con las personas y se logra una mayor eficiencia, eficacia y economía en la administración.

Blockchain es la tecnología para gobernar en el siglo XXI.

 

[1] BBVA Research. Situación de la Economía Digital. BBVA.